Cómo modificar conductas mediante los videojuegos

Estudios actuales demuestran que los videojuegos conducen a mayores niveles de creatividad, estados emocionales placenteros, mejora de la productividad y un marcado sentido del propósito y es que la humanidad pasa aproximadamente 3 mil millones de horas semanales jugando. Esto nos lleva a pensar que si pudiéramos beneficiarnos nosotros de las mejoras que se consiguen en los juegos, podríamos modificar nuestras conductas y/o malos hábitos de un modo más sencillo.

Dicho esto, algunos profesionales proponen una gamificación de nuestra vida cotidiana para obtener mejores resultados de un modo más satisfactorio. Con esto nos referimos a dejar de fumar, perder esos kilos de más o hacer esa ardua tarea que sabemos que debemos hacer pero aplazamos constantemente. Para ello, seguiremos una serie de pasos muy parecidos a los que seguiríamos en un videojuego y que nos harán poder llevar a cabo nuestros objetivos.

  1. Ponte metas: en los videojuegos nos dan misiones a completar, nosotros tendremos que crear nuestras propias metas siguiendo las características siguientes:
    • Metas claras: Hemos de procurar crear una meta que sea muy clara, como las que aparecen en muchos videojuegos, tales como skyrim: “Mata 10 orcos”, “Habla con el tabernero”, etc.
    • Metas específicas: Con esto nos referimos a que no haya ambigüedades posibles en saber si la tarea se ha finalizado o no. Recomendamos usar metas con valores numéricos.
    • Metas de corto plazo: Debemos proponernos metas realistas, que se puedan alcanzar en un día. Como más corto sea el plazo, mejor.
    • Metas retadoras: Procuraremos escoger metas que sean realistas a nuestras posibilidades y, a la vez, retadoras. De nivel medio, ni muy fáciles para no aburrirnos ni muy difíciles para no frustrarnos.
  2. Llevar un registro:este punto es muy importante. Debemos llevar un registro ya sea mediante diario, móvil, Tablet, etc. Así podremos saber si las tareas eran fáciles, estaban bien o eran demasiado difíciles, si las hemos llevado a cabo y de qué modo.
  3. Subir de nivel: en la publicación original, la cual enlazaremos al final, se propone un sistema de puntos que está muy bien, pero consideramos un poco complejo, así que recomendamos ser nosotros mismos los que decidamos en qué punto subiremos de nivel. Esto lo debemos hacer anotando cuantas tareas debemos completar para subir de nivel y, una vez llegamos a ese punto, nos recompensamos. Por ejemplo, podemos guardar 5 euros cada vez que realizamos una tarea, nos proponemos 10 tareas para subir de nivel y así, en el momento en el que subimos ese nivel, tenemos 50 euros ahorrados para gastar en lo que más nos guste. Lo ideal sería empezar con tareas sencillas e ir aumentando la dificultad a medida que se van consiguiendo.
  4. Logros: serían tareas más complejas y retadoras, las cuales podrían beneficiarnos haciendo que subamos dos niveles cuando consigamos un logro, por ejemplo.
  5. Apoyo social: podemos compartir con los demás nuestras tareas conseguidas, nuestros retos e incluso hacer que alguien nos lleve el registro de nuestros logros, así nos sentiremos más motivados.

Como habéis podido observar, éstas técnicas son poco usuales en la vida cotidiana, pero pueden propiciar nuestra consecución de objetivos, además son técnicas usadas desde hace años tanto por Psicólogos como por coachs. Esperamos que os haya sido de utilidad nuestra propuesta y os ofrecemos la noticia fuente, la cual contiene información más detallada del tipo de técnica y sus características.

Eric Rovira, Área e-inclusión

Esta entrada fue publicada en E-Inclusión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario